La economía mundial a través de los ojos de los satélites
>Sergey Larinov

[ Aunque extenso, es este un trabajo original, audaz, profundo y documentado, y le entra al problema desde un ángulo diferente. Hemos debido dejar aparte las imágenes satelitales de National Geographic que lo ilustran porque harían demasiado pesado y dificultoso el material, pero pueden verse en el original, hablan por sí solas y no necestian traducción, Rabkor.ru http://rabkor.ru/columns/analysis/2017/11/23/world_economy/ .  ]

Antes de que la Unión Soviética lanzara el primer satélite espacial del mundo el 4 de octubre de 1957, los militares estaban estudiando las posibilidades de utilizar naves espaciales de reconocimiento. En 1955, el ejército de EEUU comenzó a desarrollar un proyecto de espionaje satelital que ingresó en el espacio en 1959. La URSS, que en 1961 lanzó el satélite de reconocimiento Zenit, no se quedó atrás. Desde ese momento, los vehículos espaciales se utilizan constantemente para observar la superficie de la tierra: primero por los ejércitos, y luego con fines puramente científicos.

Una de las direcciones prometedoras de las observaciones por satélite fue la medición de la intensidad de la iluminación artificial. Como los científicos han aprendido, la actividad de la luz artificial está asociada al consumo de electricidad, al PIB y la densidad de población, e inversamente proporcional a la escala de pobreza. Al observar la dinámica y la intensidad de la iluminación nocturna, es posible verificar los datos de las estadísticas oficiales, que en muchos países son inexactos o distorsionan la imagen real por razones políticas.

Gracias a la NASA, los materiales de las observaciones satelitales se hicieron públicos. Lamentablemente, estos datos rara vez se utilizan en el espacio público ruso: un artículo completo en Live-Journal por su autoría ha seguido siendo un raro ejemplo de tal análisis en el Internet en ruso. Desafortunadamente, su razonamiento se refería únicamente al espacio postsoviético, sin afectar al resto del mundo, y abarcaba un corto espacio de tiempo. En lo inmediato nadie siguió su iniciativa, aunque el volumen de información siguió aumentando. Corregiremos esta deficiencia considerando todos estos materiales a escala global y regional, comparándolos con las estadísticas y los eventos actuales.

Primer plano

Al observar la distribución de la luz artificial en el planeta, su desigualdad es sorprendente. La luz eléctrica literalmente inunda Europa occidental, las áreas costeras y el medio oeste de los Estados Unidos, la costa de China y Japón, los valles del Ganges, el Nilo y Mesopotamia. Y la mayor parte del continente africano, el Amazonas, las regiones del norte de América y Eurasia, están en la oscuridad.

Hay dos razones para esto. Parte de esta desigualdad está relacionada con la densidad de la población, que depende en gran medida de las condiciones naturales y climáticas. En los fértiles valles del Ganges y el Nilo, la densidad de población supera en gran medida a la población del desierto del Sahara y el Ártico Groenlandia. Por ejemplo, en el delta del Nilo por kilómetro cuadrado hay más de mil habitantes, y en la fría Groenlandia solo 0.028 habitantes por km². Si cada habitante de Groenlandia tiene más de 35.7 km² de tierras septentrionales severas, entonces en el fértil delta del Nilo esta cifra cae por debajo de 0.001 km² o 10 acres.

Pero esto no es todo. La densidad de la población de la India es mayor que en Japón y Gran Bretaña, pero la iluminación del territorio indio es mucho menor. La Nigeria casi deshabitada en términos de población excede las brillantes luces nocturnas de China y Francia. En este caso, la diferencia en la iluminación indica una diferencia radical en el nivel de desarrollo económico asociado con la diferencia en el consumo de energía.

La energía eléctrica impulsa máquinas industriales y mecanismos que aumentan la productividad de la producción; la iluminación eléctrica y los electrodomésticos brindan comodidad en nuestros hogares. No es de extrañar que el consumo de electricidad per cápita en los países desarrollados sea más alto en órdenes de magnitud que en los países atrasados: un haitiano en 2014 utilizó 39 kWh de electricidad y el habitante de Islandia 53.832 kWh o 1.380 veces más. En promedio, cada habitante de los países ricos consume anualmente 9.087 kWh frente a 769 kWh, de los habitantes de los países más pobres del mundo. Un alto nivel de consumo de energía es necesario para una economía altamente desarrollada, y el nivel general de bienestar depende de ello. Por supuesto, el consumo de electricidad no es el único indicador del bienestar del país. Por ejemplo, los rusos usan más electricidad que los daneses y los irlandeses, y en Kazajstán, cada ciudadano tiene más electricidad que Gran Bretaña y España. Sin embargo, Dinamarca y el Reino Unido están por delante de Rusia y Kazajstán en términos de su nivel de vida general. En los países desarrollados, las tecnologías de ahorro de energía se han generalizado, lo que permite ahorrar electricidad sin reducir la eficiencia de los aparatos eléctricos y la iluminación. Pero en una aproximación grosera, la regularidad es incuestionable: mientras más electricidad consuman los habitantes del país, mayor será su nivel de riqueza.

No menos importante que la intensidad de la iluminación artificial, tiene su dinámica. Si la iluminación del territorio aumenta, esto sirve como un signo de crecimiento de la población y actividad económica, y la disminución de la iluminación muestra lo contrario.

Se puede ver que en la mayor parte del mundo desarrollado en 1993-2003, la intensidad de la iluminación creció bastante lentamente o permaneció sin cambios, y en la parte occidental de los EEUU hubo una disminución notable. Pero esta crisis no se compara en escala con la catástrofe que barrió los territorios postsoviéticos: las incandescentes capitales y los yacimientos de petróleo y gas están rodeados por conjuntos de territorios deprimidos que han disminuido literal y figuradamente. Pero las tierras de China, India, Indonesia y algunos países del Medio Oriente han florecido brillantemente. Estas regiones experimentaron un período de recuperación económica sin precedentes. Vemos un cambio gradual en el mapa económico del mundo: anteriormente, los países asiáticos atrasados ​​están expandiendo su economía y están comenzando a desafiar el liderazgo de los países ricos de Occidente. Por supuesto, este proceso acaba de comenzar, pero ya se ha reflejado visiblemente en el mapa de iluminación nocturna. Durante este tiempo, la generación de energía mundial ha crecido en más de un tercio, de 12.550 a 16.886 TWh. Continuó creciendo aún más, alcanzando el nivel de 20,421 TWh en el momento de la crisis de 2008.  Durante el período 1993-2008, la generación eléctrica mundial aumentó en 2/3, un aumento promedio de 524.7 TWh por año. Por el mismo tiempo en el mundo, el consumo de electricidad per cápita se ha incrementado en casi un tercio. El PIB per cápita en precios constantes creció en un tercio, Lo que confirma la estrecha relación entre el uso de la electricidad y la actividad económica. Además, durante este tiempo, la esperanza de vida mundial promedio aumentó en 4 años, y la mortalidad infantil se redujo en un tercio.
 
La crisis de 2008 solo detuvo temporalmente el crecimiento de la producción de electricidad: en 2016 el mundo produjo 24.816 TWh, para 2008-2016, la generación de electricidad aumentó en 549 TWh al año, lo que es más rápido aun que en el período anterior. Durante este tiempo, la generación eléctrica mundial creció un 22% y el PIB un 20,1%. Desafortunadamente no hay información accesible sobre la luminosidad nocturna durante todo el período. Pero gracias a la revista National Geographic los mapas que muestran la dinámica de la iluminación artificial en 2012-16 están disponibles para todos.
 
Incluso en la primera aproximación, las diferencias con el período anterior son visibles. Los países occidentales, de lento crecimiento en la iluminación, han pasado a la extinción. Muchas luces apagadas se encuentran en el noreste de China, en Japón y en el oeste de la isla de Java. Pero la India y el sudeste de Asia se encendieron las luces brillantes. Un aumento significativo de la iluminación hay en Iraq. Vamos a verlo en todos los detalles.


Florecimiento y desvanecimiento de Europa

Antes de la crisis de 2008, la generación de electricidad en Europa crecía constantemente. En los países de la UE, creció un 32%, de 2,175 TWh en 1993 a 2,865 TWh en 2008. Cabe destacar que el crecimiento del PIB superó la dinámica de la generación de electricidad, que ha aumentado en un 44% en precios constantes durante el mismo período. Esto indica una disminución en la intensidad energética de la economía europea, donde el declive relativo e incluso absoluto de las industrias tradicionales fue acompañado por un rápido desarrollo del sector de servicios y la nueva industria. Esto se ilustra mejor con el ejemplo de Gran Bretaña. Entre 1992 y 2008, la economía del país creció aproximadamente la mitad, mientras que el sector industrial aumentó solo un 10% y la producción de la industria del acero cayó un 20%. La industria siderúrgica alemana también experimentó tiempos difíciles: después del pico de 1975, colapsó en aproximadamente un 20% y posteriormente no pudo recuperarse del choque. La intensidad energética de la economía nacional de estos países cayó muy rápidamente: en Gran Bretaña de 1990 a 2008, disminuyó en un 35%, en Alemania en un 34%. Pero el consumo total de electricidad aumentó, aunque se quedó a la zaga del crecimiento de la economía. Aumento y la intensidad de la iluminación artificial, que muestran las imágenes de satélite para 1992 y 2010.

Junto con el apogeo de los países de Europa Occidental, el aumento de Polonia e Irlanda es sorprendente: su PBI para 1992-2010 se duplicó con creces, muy por delante de las tasas europeas promedio. La crisis de 2008 puso fin a este florecimiento. La generación de electricidad en Europa no ha alcanzado el nivel previo a la crisis. Desde 2007, el consumo de electricidad per cápita ha disminuido en la Unión Europea, para 2014 ha disminuido casi un 7%, en base a los indicadores de 2001. Estos cambios son claramente visibles en el mapa de luminosidad nocturna para 2012-16 de National Geographic.


Es cierto que las estadísticas económicas de la Unión Europea indican una recuperación económica general en la región. El PIB superó el nivel anterior a la crisis, y en 2012-16 aumentó en un 6%. ¿Cómo puede conciliarse esto con la extinción de la iluminación artificial? En parte no se debe a problemas económicos, sino a la introducción de tecnologías de ahorro de energía y la modernización de los sistemas de iluminación, que deberían reducir la contaminación lumínica. No se puede dejar de notar la introducción de nuevos métodos de contabilización del PIB, que sobreestiman este indicador. Cuando los británicos participaron en el cálculo de actividades ilegales, como el tráfico de drogas y la prostitución, el PIB de 2009 saltó un 4,6%. En Italia, donde el mercado negro ocupa hasta el 15% de la economía del país, la adición de actividades ilegales a los cálculos del PIB puede tener un efecto aún mayor. En general, la revisión de los indicadores sumó el 2,3% del PIB a la economía europea en 2010, debido principalmente a una reevaluación de la contribución económica de la I+D y las actividades ilegales.  

Dichos métodos estadísticos plantean dudas sobre la verosimilitud de las cifras oficiales del crecimiento económico en Europa, y la extinción de la región a través de fotografías satelitales refuerza el escepticismo. Es más que probable que las estadísticas exageren los éxitos de la recuperación económica de la Unión Europea, y la situación real sea mucho peor.


Espacio postsoviético: colapso y recuperación

Los territorios de la antigua URSS son muy inferiores a Europa en cuanto a la intensidad de la iluminación artificial. Esto se debe a la densidad de población mucho menor y al consumo de electricidad ligeramente menor. Al observar el mapa moderno, la diferencia entre Europa y los países de la antigua URSS es especialmente notable, mientras que a principios de la década de 1990 la iluminación de las tierras soviéticas no difería de los territorios de los Estados de Europa oriental.
 
Más brillante que cualquier otra cosa, como en otras partes del mundo hay megaciudades en las que se concentran enormes masas de personas. Moscú y San Petersburgo brillan radiantemente, dejando atrás a muchas aglomeraciones europeas. Junto con las ciudades más grandes, una fuente poderosa de iluminación artificial son los campos de petróleo y gas donde se quema el gas de desecho: las cuencas petroleras Timano-Pechora y Siberia Occidental emiten un resplandor comparable al área industrial de los Urales. Pero las áreas rurales de las repúblicas postsoviéticas son muy poco, comparadas con Europa. No es sorprendente, porque incluso una Ucrania relativamente asentada está muy por detrás de sus vecinos en términos de densidad de población: de Polonia en un 40%, de Rumanía en un 20%.

Además de la baja densidad de población, una contribución significativa a la pobre iluminación de las tierras post-soviéticas fue hecha por la forma del desarrollo socioeconómico de estos estados después del colapso de la URSS. Este desarrollo se puede dividir en dos etapas. En el primero, es más apropiado hablar de degradación: ha habido una caída masiva en los indicadores económicos, especialmente en la producción de materiales. El PIB cayó no tanto debido al desarrollo del sector de servicios, sino que también disminuyó durante mucho tiempo. En la mayoría de los países de la antigua URSS, la recesión duró hasta 1995-96, pero en Rusia el PIB cayó hasta 1997, y en Ucrania la recuperación comenzó solo en 2000. 

Para el año 2000, casi todos los países de la antigua URSS comenzaron a restaurar la actividad económica. Fue significativamente diferente en velocidad y escala de estado a estado. El país más grande de la región, Rusia, cobró vida en 1998 y en 2004 su PIB superó el nivel de 1992. La economía del país creció hasta 2014 y ahora 42% más que en la época soviética. Si Rusia pagó por el colapso de la URSS por una década perdida, entonces en Ucrania la situación era aún peor. La recuperación económica, que comenzó en 1999, no ha restaurado la actividad económica al nivel soviético. El PIB de la Ucrania soviética era un 37% más alto que el de 2016. Por esta razón, esa república, que era la segunda economía de la Unión en la URSS, dio paso a Kazajistán en el espacio postsoviético, ocupando el tercer lugar.
 
Kazajstán, que comenzó la restauración junto con Rusia, en 1998, mostró un ejemplo de crecimiento rápido basado en las exportaciones de productos básicos. Gracias a la exportación masiva de petróleo y, en menor medida, cobre y hierro, el tamaño de la economía kazaja es ahora 2,3 veces mayor que en 1992. Incluso más rápido creció Azerbaiyán, cuyo petróleo representa más del 80% de los ingresos de exportación: su PIB a precios constantes es ahora 3,4 veces mayor que el nivel soviético. Éxitos similares ocurrieron en otros estados postsoviéticos que tenían grandes depósitos de petróleo y gas: la economía uzbeca creció 3,5 veces y la economía turcomana, incluso 3,6 veces. Sin embargo, después de la restauración, otros países de la antigua URSS crecieron rápidamente. Por ejemplo, Bielorrusia y Georgia para 1992-2016 duplicaron su PIB, la economía de Estonia creció 2,2 veces y la de Armenia incluso 3,5 veces.

Pero el progreso de las economías postsoviéticas se caracterizó por una baja intensidad energética: en Rusia en 1990-2008, disminuyó en un 30%, y en Ucrania, incluso en un 34%. Lamentablemente, en este caso, la disminución no se debe tanto a la introducción de nuevas tecnologías de producción, sino al colapso de la industria manufacturera, cuyo papel económico ha disminuido en comparación con la extracción de materias primas y servicios. Esto se ve claramente en el ejemplo de Rusia, donde el PIB superó al nivel soviético en 2004, pero el índice de producción industrial, incluso en 2010, no superó las cifras de 1970. A pesar de la situación económica externa favorable de los años 2000, la industria del país nunca se recuperó después del colapso de la URSS. La reducción en la intensidad energética de la economía nacional también se vio facilitada por una fuerte reducción en las áreas de cultivo, acompañada de una disminución en la mayoría de los asentamientos rurales que redujeron el consumo de energía y no mostraron signos de una vida civilizada.  
 
Sin embargo, en Rusia, el consumo de electricidad per cápita aún aumentó después de una crisis en un trimestre durante el período de crisis: en 2007 ya superó las fronteras soviéticas, y en 2014 las superó en un 8%. Esto no pudo evitar el rápido crecimiento económico de las grandes ciudades y la expansión de la cantidad de electrodomésticos en nuestros hogares. El consumo de electricidad en el hogar en Rusia creció un 32% en 1990-98 y en otro 14% en 2007. Entre 1990 y 2006, los hogares aumentaron su participación en el consumo total de electricidad del 7,8% al 9,5%, aunque quedó a la zaga de los países desarrollados: en Japón, en 2006, el 47,6% de la electricidad consumida se consumió para las necesidades domésticas, en los EE. UU. 42,6% %, y en Europa es 26.1%. El proceso de aumentar el papel de los hogares en el consumo global de energía claramente ha continuado en el futuro.
 
En Kazajstán, la disminución del consumo de energía fue más fuerte que en Rusia (en 1998, el consumo per cápita de electricidad disminuyó casi a la mitad) y la recuperación fue mucho más lenta y solo en 2014 el kazajo promedio comenzó a usar más electricidad que en 1992. Pero esto está lejos de ser el peor resultado. Pues en Uzbekistán, en la época soviética, un residente representaba un 29% más de electricidad que en 2014, en Ucrania un 26% y en Bielorrusia un 6%. Pero Estonia durante este tiempo ha aumentado el consumo de electricidad per cápita en un 36%. La caída en el consumo de electricidad indirectamente indica una crisis en la industria manufacturera, mientras que su crecimiento puede indicar un desarrollo industrial exitoso. Estonia, que ha aumentado su consumo de energía, también tiene una estructura de exportación avanzada, en la que el lugar principal no es la exportación de petróleo y metales, sino la venta de teléfonos y otros productos de ingeniería. 

El estudio de datos modernos muestra resultados inesperados. Al observar la parte occidental de Rusia, es sorprendente que la mayoría de las ciudades grandes y medianas tengan una mayor luminosidad. Aparentemente, la crisis, que comenzó en 2014, no afectó demasiado la economía del país y no consumió los resultados del crecimiento anterior.  Aunque Moscú siguió siendo el foco principal de la iluminación artificial en la parte europea de Rusia, otras ciudades también se volvieron mucho más brillantes. Esto puede indicar cierta descentralización de la actividad económica. Esto es evidenciado por las estadísticas. Por ejemplo, la participación de Moscú en el volumen de negocios del comercio minorista ruso cayó del 28.8% en 2001 al 15.1% en 2016. El desvanecimiento de las luces ocurrió principalmente en las ciudades del norte de Rusia, como Arkhangelsk y Murmansk, cuya población migra a regiones cálidas.
 
Los países bálticos y Bielorrusia también parecen muy alegres. Más brillantes se convirtieron no solo en las ciudades capitales, como Riga y Minsk, sino también en la mayoría de los asentamientos de tamaño mediano: Klaipeda, Tartu, Polotsk, Daugavpils y muchos otros. Pero en Ucrania la situación es sorprendentemente diferente de la prosperidad relativa de la inundación bielorrusa-bielorrusa

Para 2012-16 años, solo Kiev y varias ciudades medianas se hicieron mucho más brillantes. En Odessa y Dnepropetrovsk, las zonas extintas del área son comparables con los territorios que han aumentado el brillo. La peor situación es en el este.

Las luces se desvanecieron no solo de Donetsk y Lugansk, sino también de Kharkov, que no se vio afectada por la lucha. Estas observaciones son consistentes con los datos de las estadísticas económicas: si en los Estados bálticos para 2012-16 el PIB ha estado creciendo constantemente, mientras que en Bielorrusia ha disminuido solo en un 3,8%, entonces en Ucrania la economía se redujo en un 14%. Daños especialmente fuertes, como se puede ver en las imágenes satelitales, sufrieron las ciudades de Donbass. El exilio de un millón y medio de habitantes y las operaciones militares condujeron a un profundo declive de esta área. Es difícil decir si esta disminución continuará en el futuro. Si la situación política no mejora, entonces las perspectivas económicas del país parecen ilusorias. Entonces, en el futuro podemos ver la extinción incluso de la aglomeración de Kiev.
.
En cuanto a la parte oriental del espacio postsoviético, veremos un aumento en el brillo de la luz artificial en prácticamente todas las ciudades grandes y medianas de Siberia y el Lejano Oriente. A pesar de la caída en los precios del petróleo y la disminución de las exportaciones rusas, la región aún se siente relativamente bien.

Mientras tanto, en el este

Asia oriental y meridional: una región de contrastes. Junto con los valles de los grandes ríos, desde tiempos antiguos se convirtieron en lugares de agricultura de riego altamente productivos, hay grandes espacios donde prácticamente no hay gente y no hay actividad económica significativa. En el Jiangsu de China, la densidad de población excede las 700 personas / km², y en Bengala y Java incluso más de 1000 personas / km². En el otro extremo de la población está el Tíbet de alta montaña, donde hay menos de tres personas por 1 km², y la estepa de Mongolia, donde la densidad de población es de solo 1,8 personas / km².
 
El nivel de desarrollo económico de los estados de la región es radicalmente diferente. En Corea del Sur, el PIB per cápita en precios constantes superó la marca de $ 25,000, en Japón llegó a $ 47,607, en Singapur a 52,600 y en países como Camboya, Myanmar (Birmania), Laos y Kirguistán, 000 dólares. La diferencia en el consumo de energía per cápita también es enorme: en Corea del Sur, un ciudadano representa 10.497 kWh, y para un residente de Nepal, solo 139 kWh.

No es sorprendente que en los mapas de iluminación artificial, el este y sur de Asia aparezcan en forma de alfombra moteada, donde las regiones pobladas y los centros de actividad económica compiten en brillo con los lugares más desarrollados de Europa, mientras que los espacios atrasados ​​y escasamente poblados están en la oscuridad. Casi no hay cobertura de Corea del Norte. La autarquía y el régimen de austeridad han llevado al hecho de que un país relativamente industrial y poblado no está mejor iluminado que los desiertos de Mongolia y Afganistán. Y su vecino del sur, famoso por todo el mundo por un milagro económico, se convirtió en un lugar de concentración de luces nocturnas, comparable en escala con las regiones desarrolladas de Europa o Japón.

La imposición del nivel de desarrollo económico en la densidad de población determina el mapa de la iluminación de la región. Las luces nocturnas más potentes y brillantes se concentraron en la costa del Pacífico. El rápido crecimiento de la industria y el comercio internacional se combinó aquí con la población más alta. La India igualmente poblada y el valle de Iravadi se ven mucho más apagados, lo que se debe a un menor nivel de consumo de energía. Así, en India en 2016, había 806 kWh por persona, y en Myanmar, 217. Más al este, el consumo de electricidad per cápita está aumentando considerablemente: 2.540 kWh en Tailandia, 4.596 en Malasia y 3.927 en China. Sin mencionar Japón y Corea del Sur, donde hay 7,820 y 10,497 kWh por persona, respectivamente.
 
El rápido desarrollo económico de Asia oriental y meridional en las últimas décadas muestra un mapa de la dinámica de la iluminación artificial. Durante el período 1993-2003, cientos de luces nuevas estallaron, y las áreas previamente iluminadas se hicieron mucho más brillantes. La única excepción fue Japón, cuya luminosidad se mantuvo casi sin cambios. Esta es una ilustración del ritmo extremadamente lento del crecimiento económico y la finalización del milagro económico japonés. No sin razón las últimas décadas en el país se llaman perdidas.

Para 1992-2014 el consumo de electricidad per cápita en la economía más grande de la región, China, aumentó 6.5 veces y alcanzó una marca de 4.000 kWh. Según la clasificación del Banco Mundial, este nivel excede el consumo de energía de los estados con ingresos superiores al promedio mundial. El PBI total del país en el mismo período se multiplicó por ocho, y per cápita, que muestra la dinámica del nivel de vida, creció 6,9 veces.
 
El ritmo de la India fue más modesto: el consumo de electricidad durante este tiempo creció solo 2.6 veces, y la economía en 4.3 veces. A medida que la población del país creció rápidamente junto con la economía, la India siguió siendo un estado muy pobre. El PIB del país se ha triplicado, lo que está muy lejos del ritmo chino. Si en 1992 el chino promedio era solo 62% más rico que el hindú, y en 2014 esta brecha se elevó a 271%.  

En materia de electricidad, India todavía está en el pelotón de estados con ingresos por debajo del promedio mundial. Un resultado similar también tiene Indonesia, que también es uno de los países más grandes del mundo. El consumo per cápita de electricidad aumentó 4,2 veces y el PIB 2,8 veces. Impresionantes logros de Corea del Sur, que los economistas llaman uno de los tigres del este de Asia. Su PIB ha aumentado casi tres veces, y el consumo de energía es incluso 3.7 veces mayor. El país se ha convertido en un estado industrial altamente desarrollado, por delante de Europa en términos de consumo de electricidad.
 
Al observar la dinámica de la luminosidad en los últimos cuatro años, el continuo desvanecimiento de Japón es sorprendente. Esto no solo se debió a las raquíticas tasas de crecimiento económico, acompañadas por una caída en la intensidad energética de la economía local, sino también al accidente de Fukushima en 2011, después de lo cual el estado cerró todas las plantas de energía nuclear.

En Corea del Sur, la luminosidad de las megaciudades más grandes aumentó: Seúl, Busan y Daegu. Algunas otras áreas han reducido la iluminación, lo que puede indicar una disminución relativa en los asentamientos pequeños y una concentración creciente de gente en las megaciudades. La más grande de ellas, la ciudad capital de Seúl, ha absorbido casi la mitad de la población de la república.
 
La situación en China es interesante. Durante mucho tiempo, la iluminación artificial creció en casi todas partes. Los estudios de su dinámica han demostrado la falta de fundamento de las ideas convencionales, como si el gobierno chino sobreestimara y falsificara las estadísticas del crecimiento económico. Es posible que las autoridades estadísticas incluso subestimen el alcance del progreso económico, ya que no tienen plenamente en cuenta el crecimiento del sector de servicios.  

Sin embargo, al observar la dinámica de la iluminación de China para 2012-16, vemos una diferenciación significativa de las regiones. Primorie y Manchuria se hicieron más brillantes, mientras que la región centro-norte se volvió notablemente aburrida. Lo más probable es que esto se deba a una disminución en la extracción de carbón y la metalurgia, la base de la economía industrial de estos lugares. 

A pesar de estos problemas, la intensidad general de la iluminación artificial en China está creciendo muy intensamente, al igual que el consumo de electricidad per cápita. Entonces, la habladuría sobre la crisis a gran escala de la economía china es claramente exagerada y prematura.
 
Al ir hacia el sur, vemos muchas luces nuevas en Vietnam, la aglomeración de Bangkok en Tailandia y la parte continental de Malasia. La iluminación del territorio indio ha crecido significativamente: aunque el país todavía es extremadamente pobre, pero la expansión generalizada del brillo y el número de fuentes de luz artificial indica un progreso económico serio. Quizás la India siga los pasos de China y repita los milagros económicos de su vecino del norte.
 
Lo único que es alarmante en esta celebración de la vida es el empañamiento de Java occidental. La isla en sí es la región más importante para la economía de Indonesia, el país más grande en el sudeste asiático y el cuarto en la lista de los estados más poblados del mundo. Alrededor de la mitad de la población y la actividad económica del país se concentran en Java. La parte occidental de la isla está más desarrollada. Está la capital y el centro económico de Indonesia, la ciudad de Yakarta. Tiene alrededor de 30 millones de personas que viven en los suburbios y produce alrededor del 18% del PIB de la república.

El deterioro de la situación en Yakarta sería un duro golpe para la economía de Indonesia. Dado que el mapa no proporciona información sobre la profundidad de la caída, es difícil decir acerca de la escala de deslustre de Yakarta y la parte occidental de Java, y si se compensa por la aclaración de su este. Según el Banco Mundial, la economía de Indonesia ha crecido constantemente en los últimos años, al igual que el nivel de consumo de electricidad. Entonces, lo más probable es que la disminución de la iluminación en Java fuera insignificante en profundidad, aunque impresionante en el área.

Medio Oriente: petróleo, bloqueo y guerra

No menos contrastes en el nivel de iluminación y, en consecuencia, la población y el desarrollo económico muestran el Medio Oriente. En esta región, los estados petroleros más ricos, como Qatar con un PIB per cápita de $ 66.415, coexisten con países pobres como Yemen, cuyo PIB per cápita promedio después de varios años de guerra cayó a $ 680, e incluso antes era sólo el doble. Los valles densamente poblados del Nilo, Tigris y Éufrates bordean aquí con vastos desiertos donde rara vez se ve al menos una persona.

Todos estos contrastes se reflejan en el mapa de iluminación artificial. Las luces brillan en Egipto e Israel. Una cadena de grandes focos de iluminación, que se extiende desde el norte de Irak hasta Mesopotamia, coincide con grandes megaciudades. Termina en el sur del país, en el puerto iraquí más grande de Basora, que también es un importante centro de producción de petróleo. Más al sur sigue una cadena de luces, conectadas ya no con las ciudades, sino con plataformas petrolíferas, en las que se quema gas de desecho . El mapa muestra claramente las áreas metropolitanas más grandes de la región: Teherán, Estambul, Ankara, Isfahan, Mashhad, Riyadh y Jeddah.

Desafortunadamente, en el mapa que representa la dinámica de la iluminación del Medio Oriente, no hay Península Arábiga ni Persia, pero se pueden extraer muchas cosas interesantes de eso. En la década transcurrida desde 1993, Turquía, Egipto y los países del Levante se han vuelto mucho más brillantes.  El PBI turco durante este tiempo aumentó en 1.3 veces, la economía de Israel creció 1.6 veces, Egipto 1.5 veces, Siria 1.4 veces. El consumo per cápita de electricidad también aumentó, en muchos casos incluso más que la economía. Por ejemplo en Turquía, ha crecido en 1,6 veces, 1,4 veces en Israel, en Egipto en 1,6 veces, y en Siria incluso 1,9 veces. El crecimiento continuó. La economía más grande en el Medio Oriente que ha caído en el mapa, es el turco. Durante los años 1992-2014, se incrementó en 2,7 veces, la cantidad aumenta y el consumo de energía del ciudadano medio del país.

Al este de esta celebración de la vida puede verse la inmovilización al centro y las manchas. Irak, que se enfrentó a las consecuencias de un embargo de petróleo, declarado tras el ataque a Kuwait en 1990. Es cierto que el país fue capaz de aumentar ligeramente la economía, según el Banco Mundial ha aumentado durante la década en 1,5 veces. Sin embargo, la situación de la energía era mucho peor. El consumo per cápita era una cuarta mayor en 1993 que en 2003. Mientras que en la década de 1990, Irak estaba adelante en este indicador de Turquía y Siria, y seguido de Egipto, una década más tarde caminaba detrás. Y los frutos del crecimiento económico devorados por el aumento de la población. Como resultado, el PIB per cápita de Irak en una década de sanciones ha aumentado sólo un 8,5%, frente al 28% de los egipcios, el 13% de los turcos y el 12% en Siria.

Después de la ocupación estadounidense y el levantamiento de las sanciones, la economía del país comenzó a recuperarse poco a poco, a pesar de la agitación civil y combates en el norte. El consumo per cápita de electricidad ha aumentado en una cuarta parte, volviendo a los indicadores de 1992. PIB para los años 2003-14 se incrementó 2,8 veces el PIB per cápita se duplicó. Estos cambios positivos se reflejan en la dinámica de la iluminación artificial. El mapa de los años 2012-16 demuestra que en Irak rápidamente se incrementa el brillo de su superficie. Con una importante excepción: las tierras estaban bajo el control del ISIS.

Según el mapa, se puede fácilmente hacer un seguimiento del lugar de conflicto civil. Este empañada drásticamente Siria y el noroeste de Irak y Yemen. La guerra que destruyó la infraestructura, generó una ola de refugiados y desorganizó la economía es un desastre. También se manifiesta en el colapso de la energía, fácilmente reconocible desde el espacio. Durante los años de guerra civil, el consumo per cápita de electricidad se ha reducido a la mitad en Siria y laminado en más de una década. En Yemen, la magnitud de la disminución no fue tan impresionante, el consumo de electricidad se redujo en un 15%. Lo más probable, por la razón que antes de la guerra, Yemen ha estado muy en el que una persona tenía sólo 250 kWh. De acuerdo con las estadísticas del Banco Mundial, incluso en África negra, el consumo de energía es casi dos veces más alta.

La vida cotidiana oscura del Continente Negro

Europa puede ser llamado el reino de la luz, y el ruso y asiático son  lugares de contrastes, donde los centros de gran escala de la luz artificial se entremezclan con grandes áreas oscuras. Para África no es aplicable ni una ni la otra definición. Fuera de una estrecha franja de la costa mediterránea y la parte egipcia del Valle del Nilo, África legítimamente puede ser llamado el reino de la oscuridad.

La cultura africana del Mediterráneo pertenece al mundo árabe y se caracteriza por los países que se encuentran al sur de los relativamente mejores niveles de desarrollo. Según los estándares mundiales, los estados del norte de África no están entre progresivo. Sin embargo, para los países que se encuentran en el sur, en el llamado continente negro o el África subsahariana, y que puede ser un modelo a seguir. Negro de África casi nunca cubierto, incluso en las zonas más pobladas, que compiten por densidades con los países europeos. En Burundi, Ruanda que supera los 400 habitantes / km², pero en el mapa de la iluminación artificial, estos países son prácticamente invisibles. Un poco mejor estado de cosas en Nigeria y otras áreas pobladas de África subsahariana. Las excepciones fueron sólo bolsas de petróleo procedentes de la costa occidental de Angola a Nigeria y la zona industrial de Witwatersrand en Sudáfrica. Este panorama sombrío se debe a muy bajo consumo de energía. Según el Banco Mundial, el habitante promedio de África subsahariana consume 481 kWh, lo cual es significativamente por debajo incluso del nivel general de los países con un ingreso por debajo de la media mundial en los residentes que representan el 769 kWh.

Lo que es aún más triste, desde el año 1997 esta cifra ha ido disminuyendo de manera constante, para no seguir el ritmo de crecimiento de la población. Como resultado, el consumo per cápita de electricidad ahora en África subsahariana no es superior al de 1980. Esto no significa un desarrollo completo parado económico de la región, pero la evidencia de graves problemas estructurales. Lo más probable es observado en la última década, el crecimiento del ingreso per cápita de los africanos está conectado no tanto con la modernización de la economía, sino con una buena situación de las exportaciones. Sin embargo, el ritmo de progreso económico no puede ser llamado decepcionantemente bajo. El PIB per cápita de África Negra comenzó a crecer en 1994, pero esto fue precedido por dos décadas de declinación económica y la caída de los ingresos africanos. El progreso se produjo a un ritmo muy lento, y sólo en 2008 el PIB per cápita superó el nivel de 1974, y ahora está por delante de su 9,5%. Un aumento de diez por ciento en los ingresos durante 45 años no puede ser llamado un buen resultado. Lo que es aún más triste, en 2016 el PIB per cápita cayó de nuevo. Está allí este otoño en una larga crisis causada por el deterioro de la situación en los mercados de materias primas, que el futuro va a mostrar. Pero la experiencia de la historia económica de la región se adapta al estado de ánimo pesimista.

Las observaciones por satélite nos permiten encontrar en este contexto sombrío, unos pocos puntos brillantes, pero no pueden dejar de ir acompañadas de reservas. Así, en el mapa, que refleja la dinámica de la iluminación artificial en 1993-2003, vemos una gran cantidad de nuevas aunque pequeñas fuentes de luz en Ghana y Costa de Marfil, antes Costa de Marfil. El problema es que el consumo per cápita de electricidad en estos países casi no creció, y de acuerdo con las estadísticas están incluso por debajo del nivel promedio africano. El PIB per cápita en estos países está también por debajo del promedio de la región, y en Costa de Marfil, de acuerdo con datos oficiales, incluso cayó. Esto indica que la población está creciendo más rápido que la actividad económica.

Focos de luz brillante en la costa de Nigeria, Camerún, Gabón, Congo y Angola indican uno de los centros de la vida económica de África Negra. Estos países se caracterizan por una buena cifra para los estándares regionales indicadores de PIB per cápita. Sin embargo, el consumo de electricidad per cápita en estos países por debajo del índice promrdio. Los focos luminosos no los generan las luces eléctricas sino de gas asociados a las plataformas petrolíferas, en lugar de luces eléctricas de las ciudades y fábricas. Fuera de la zona productora de petróleo la tierra de estos estados está en la oscuridad. Esta es una clara indicación de que los ingresos del petróleo están prácticamente fluyendo hacia otras regiones y áreas de actividad económica de los países productores de petróleo de la región, que queda en manos de las compañías petroleras y la élite gobernante. El hecho es que los ingresos del petróleo de los países africanos tienen poca influencia en el nivel de vida de la población local, y muestra su posición en la lista de países con hambre. 

En todos estos países, a excepción de Gabón, el Instituto Internacional de Política Alimentaria encuentra malnutrición generalizada. No difiere para mejor los otros países de la región, privados de las reservas de petróleo. proporciones igualmente graves e inanición som observados en Namibia y Botswana, escasamente pobladas con un PIB per cápita alto. Su economía se basa en la exportación de diamantes y minerales metálicos. los ingresos de exportación elevados mejoran las estadísticas del PIB, pero estos ingresos aumentan el nivel de vida para sólo una pequeña parte de la población, asociado a la operación minera.

El único país en el África subsahariana, que cuenta con una escala impresionante de iluminación artificial en las ciudades, es Sudáfrica. Con brillo especial se diferencia la zona industrial Witwatersrand. A juzgar por el mapa con la aglomeración de Durban y Ciudad del Cabo aumentó su luminosidad para 1993-2003. Esto es consistente con las estadísticas que muestran una cifrs significativa, alrededor del 14%, aunque el crecimiento insostenible del consumo de electricidad per cápita en el período. En la misma cantidad se ha incrementado el PIB per cápita del país. Brillante y distribuida por todo el país la iluminación artificial distingue a Sudáfrica de los estados productores de petróleo de la costa oeste y Namibia con Botswana, también, se caracteriza por un alto PIB per cápita. Aunque em ls República de Sudáfrica el cálculo a precios constantes sólo es ligeramente más alto la actividad económica es mucho más prevalente y los ingresos se distribuyen entre una proporción mucho mayor de la población. 

Por lo tanto, el número de personas que pasan hambre en el país se caracteriza por ser moderado y la situación alimentaria en África del Sur es mejor que entre los países del África subsahariana.

En el satélite se puede ver no sólo los éxitos modestos económicas y los fracasos de los países africanos, sino también la tragedia social. Uno de los episodios más oscuros de la historia reciente de la región son las matanzas a los tutsis en Ruanda, en el que murieron al menos medio millón de personas, y muchos más han huido del país. El genocidio que tuvo lugar en 1994, sumió al país en la oscuridad. Ruanda antes no podían presumir de luces brillantes en la noche, pero en el año de la matanza desapareció casi por completo y fue parcialmente restaurado sólo después de la estabilización de la situación política.

Cuando nos fijamos en la dinámica de la iluminación artificial de iluminación 2012-16, vemos que África ha aumentado ligeramente la luminosidad en los últimos cuatro años. Sin embargo, las luces de la capital siguen siendo mediocres, los campos de petróleo de la costa occidental del continente han aumentado su brillo.

El mapa informa sobre cuestiones económicas en África del Sur, y los únicos países industriales avanzados de África tropical. Si Ciudad del Cabo y otras ciudades del sur se han vuelto más brillante, el corazón industrial del país, Witwatersrand, se oscureció durante los años 2012-16. Las estadísticas del Banco Mundial complementan esta imagen. Esto demuestra que la crisis de 2008 golpeó con fuerza el país y llevó a una depresión prolongada. Más de 8 años después, el PIB per cápita del país aumentó sólo un medio por ciento, y el consumo de energía se reduce de forma constante. Esto apunta a una posición inestable y escasas perspectivas de la mayor economía de África subsahariana.

El Zaokrainny occidental y América Latina

Zaokrainnym West en los libros de Tolkien se llama el reino de las fuerzas de la luz. Nuestros ciudadanos se refieren jocosamente así a los Estados Unidos y Canadá. Y no se equivocan, porque Estados Unidos y economía canadiense adyacente no sólo es el centro más poderoso de la economía mundial, sino también el foco de la luz artificial brillante, que no es mágico como en Tolkien, pero eléctrica. De acuerdo con las estadísticas del Banco Mundial, en  promedio de EEUU era en 2014 12 987 kWh, e incluso Canadá 15.542 kWh. Esta es 4-5 veces más que el promedio mundial, más del doble del nivel de la Unión Europea y más de la mitad por delante del consumo de energía promedio en la OCDE, un club internacional de estados altamente desarrollados.

Por esta razón, la mayor parte de los Estados Unidos en la noche brilla a la par con Europa, a pesar de que la población del país es mucho menor que la europea: de 50 estados norteamericanos, sólo en ocho la densidad de población es superior a la media del nivel de la Unión Europea, de 116 personas / kilómetro. Salvo los  desiertos de las regiones escasamente pobladas del norte de Canadá y Alaska la intensidad de la iluminación artificial en los Estados Unidos y Canadá Oeste es muy alta.

Canadá y los Estados Unidos llegaron al pico de consumo de energía antes de la UE. En la UE, comenzó a declinar en 2008. En Canadá, el consumo de electricidad máximo per cápita se redujo en 2004, mientras que en los EEUU ocurrió un año más tarde. Esto se debe a un aumento en la eficiencia de los aparatos y una caída de la intensidad energética de la economía. Para 1990-2008 años, ha disminuido en un 29% en Estados Unidos, y en Canadá en un 17%, este proceso no se detendrá en el futuro. Al igual que en Europa, es causada por la crisis de las industrias intensivas en energía y la introducción de equipos rentables. Si bien el consumo bruto de electricidad no ha caído, prácticamente ha dejado de crecer. 

Incluso en la década 1993-2003, cuando el consumo de electricidad en Canadá y los Estados Unidos ha crecido de manera constante, se pueden ver los signos de estancamiento inminente. Según el mapa, las áreas metropolitanas más grandes del noreste de los Estados Unidos, Canadá, el Medio Oeste de Estados Unidos y la región del Pacífico no han aumentado la luminosidad, y en algunos lugares incluso ha disminuido durante la última década. Pero en otras las ciudades del mapa se muestra un ligero aumento. En 2012-16 años la costa atlántica de los EEUU se animó un poco, pero no para apagar las luces en el resto del país, especialmente en la región central y la región Sur-Oeste.

Al sur de los Estados Unidos está AMÉRICA LATINA De acuerdo con la clasificación del Banco Mundial de las regiones en el PIB per cápita y el consumo de electricidad corresponde al nivel de los países de ingresos medios. Pero dentro de los estados latinoamericanos coexisten diferentes niveles de desarrollo, desde los pobres de Haití, cuyos ciudadanos utilizan 39 kWh de electricidad (la peor del mundo) y producir sólo 729 dólares PIB per cápita, hasta Chile con el consumo de energía de 3912 kWh por persona y el PIB per cápita de $ 15.020 por habitante. Entre estos dos polos de la riqueza y la pobreza se distribuyen los demás estados de la región. Sin embargo, tres de las mayores economías de la región - Brasil, México, Argentina - están ubicados más cerca del primer poste. La mayoría de los países latinoamericanos son altos para los estándares mundiales, en nivel de urbanización, alfabetización y esperanza de vida. Sin embargo, estos países están abarrotados de problemas tales como la orientación de la materia prima y la economía de la dependencia que padece las fluctuaciones en los mercados mundiales, los altos niveles de desigualdad y crimen. La combinación de estos factores ha dado lugar a un tipo específico de sociedad con fuertes contrastes sociales y dinámicas económicas inestables, que fueron seguidas por un rápido aumento de los periodos de décadas de estancamiento e incluso disminución.

De acuerdo con la densidad de la población, América Latina se asemeja a partes esencialmente pobladas de Eurasia y África, lo que corresponde a los estándares de Estados Unidos. El mapa región en iluminación artificial se parece mucho más tenue que las poblaciones de Eurasia y los Estados Unidos. En relación al primer caso, el efecto es por la relativamente baja densidad de población, y con  el segundo por el nivel mucho más bajo de consumo de electricidad per cápita, más de cinco veces detrás de los Estados Unidos. Los centros a gran escala de la luz brillante son raros, y tengamos en cuenta la ubicación de las aglomeraciones más grandes, como la Ciudad de México, Sao Paulo y Río de Janeiro, Buenos Aires, Santiago-Valparaíso, Lima-Callao y Bogotá. Estos potentes centros de actividad económica, que se concentran 5 a10 millones de habitantes. Incluyen toda la cadena de ciudades brasileñas en la costa atlántica, que se extiende desde el sur de Belem a Porto Alegre. Las luces brillantes brillan en los campos petroleros venezolanos en el Delta del Orinoco, unas pocas luces tenues de petróleo en plataformas y de campos Maracaibo y Ecuador.

En la década 1993-2003, América Latina se ha hecho mucho más brillante. Durante este tiempo, el consumo de energía de la persona promedio en la región ha crecido en un tercio, y no ha dejado de crecer.

Mesoamérica está cubierta por muchas nuevas luces son las viejas fuentes de luz en las ciudades más brillantes. La economía mexicana ha despertado de la hibernación después de una prolongada crisis económica de la década de 1980 y ha crecido a lo largo de la década, casi un tercio. Por desgracia, gran parte del progreso económico fue compensado por el crecimiento de la población y el ingreso per cápita durante este período aumentó sólo en un 10%. El país se ha movido con éxito de una economía petrolera a la exportación de productos manufacturados, más de la mitad de los ingresos son de exportación dio ingeniería. Sin embargo, la mayoría de estas máquinas son el producto de montaje a destornillador de partes extranjeras. En los países de América Central y el Caribe también se experimentó un crecimiento constante. Distinguida especialmente es República Dominicana, cuyo consumo de energía se ha duplicado en sólo tres años, entre 1997 y 2000, aunque se mantuvo en un nivel relativamente bajo.

Hay una curiosa situación en Cuba. Después del colapso de la Unión Soviética, su economía ha experimentado un verdadero shock. El nivel de consumo de energía eléctrica, que correspondía principalmente al promedio de América Latina, se ha reducido en un 40%. Con una fuerte caída del PIB per cápita en 1993 representaba sólo el 63% del nivel de 1988. Después de este desastre comenzó a crecer, como lo demuestra la buena dinámica de luminosidad. Pero en 2003, el consumo de electricidad cubano eran más bajo que en 1990. Sólo en 2006 fue restaurada, pero no alcanza el nivel regional: en 2014 el cubano consume una cuarta parte menos electricidad que el habitante promedio de América Latina. Es similar la dinámica del PIB per cápita, pero después de 2006 creció más rápido que el consumo de electricidad. Hasta la fecha, los cubanos casi han recuperado lo anterior a la crisis en la economía regional: en 1984 el PIB per cápita de Cuba alcanzó el 70% de la media de América Latina, y cayó al 41% en 1993, mientras que en 2006 el PIB cubano per cápita era de 60% el nivel de América Latina y el 68% en 2015. a pesar de que el país se está quedando atrás en el nivel regional, muestra un buen impulso. Si el mejoramiento de relaciones de Cuba con Estados Unidos dará lugar a la expansión del comercio, nuevos flujos de inversión y  aumento en el número de turistas, es posible que Cuba se pondrá al día e incluso supere los indicadores regionales en la próxima década.

Es interesante comparar el éxito posterior a la crisis de Cuba con otro estado, de orientación socialista proclamada, Venezuela. Este es un ejemplo clásico de un país cuya economía se basa en la exportación de petróleo. Su participación en los ingresos de exportación en la última década sólo ha aumentado, desde 74% en 1995 al 94% en 2015. Esta especialización ha llevado a una crisis económica prolongada: desde finales de 1970, el PIB per cápita del país ha ido disminuyendo de manera constante, y el comienzo de la presidencia de Chávez 1999 fue un cuarta parte menos que en 1977. En 1970. Venezuela ha pasado el pico de la producción de petróleo, que en 1985 se redujo en más de la mitad. Desde entonces se ha retomado el crecimiento, pero en 1998 al no alcanzar el nivel anterior, la producción de oro negro ha comenzado de nuevo a caer y ahora es menor que en 1960. 
 
Si México se enfrentó con la caída de la producción de petróleo y la especialización ha cambiado a la exportación de productos de ingeniería, Venezuela no pudo alejarse de la dependencia de materias primas. Chávez, que llegó al poder en 1999, no resolvió los problemas económicos estructurales de la república. Por otra parte, en los primeros cuatro años de su gobierno, el PIB per cápita del país se redujo en un 16% a pesar de las condiciones externas favorables y un rápido aumento de los precios del petróleo.

Como síntoma de la enfermedad crónica por la que la economía venezolana se ha estancado, es la caída en la noche de la intensidad de la luz. Durante el período 1993-2003 la parte occidental del país ha oscurecido significativamente a medida que la capital de la república, Caracas, no cambió la luminosidad. Varios de las nuevas luces en el este de Venezuela no cambiaron el panorama general. Incluso en Colombia plagada de guerra civil, la situación es mejor: el norte está cubierta con una multitud de nuevas luces, y la capital Bogotá, Medellín y metrópolis vecinas. En Venezuela disminuyó ligeramente durante este período el consumo de electricidad per cápita, se redujo en un 1%, mientras que en Colombia aumentó, aunque ligeramente, también, sólo el 2%. Sin embargo, ambos resultados se ven muy mal comparado con un crecimiento regional por 1/3.

El gobierno de Chávez, de 1999 a 2013, difícilmente puede ser llamado éxito para Venezuela. Sin embargo, el PIB per cápita y el consumo de energía durante en este período aumentó en un cuarto, pero la dinámica regional fue mucho mejor, y en general en América Latina, el aumento de estas cifras fueron 32% y 39%, respectivamente. Y esto a pesar del hecho de que los precios del petróleo durante este periodo se multiplicaron por seis, dando a los enormes fondos excedentes de la economía venezolana. Con la llegada al poder del sucesor de Chávez, Nicolas Maduro, el país se enfrenta a una fuerte caída de los precios del petróleo. Esto causó el colapso: un año, el consumo per cápita de electricidad se ha reducido en un 22%. Por desgracia, el Banco Mundial a partir de 2013 no se publican cifras del PIB venezolano a precios constantes, pero la crisis económica a gran escala está sin duda en el país: sólo en 2016 la economía del país se ha derrumbado en un 19%. la inflación vertiginosa, la escasez general y la violencia se han convertido en la norma en Venezuela. No es de extrañar que en los últimos cuatro años se apagaron las luces venezolanos que contrasta fuertemente con el aumento de la producción de luz de los estados vecinos.

El resto de los países de la región, de acuerdo con un aumento de la exposición a la luz, se han desarrollando con mucho éxito desde 1993. las tasas de crecimiento de Chile han sido particularmente altas: en el 1993-2014 años, el país ha duplicado su PIB per cápita y el consumo per cápita de electricidad se ha incrementado en 2,6 veces. Él no ha dejado de crecer, y más tarde, a pesar de la caída en el precio del cobre, el producto de exportación más importante del país. 

A diferencia de Chile, muchos países de América Latina en los últimos años estaban en crisis. Durante los años 2014-16 el PIB per cápita de la región se redujo en un promedio de 3%. Sin embargo, en las cifras promedio hay grandes diferencias. Si México y Chile continuaron creciendo, el PIB per cápita de Brasil fue del 9% menos que en 2013, cayó de nuevo a hace seis años. Esta cifra es ligeramente inferior a los daños causados por la Gran Depresión y la crisis de 1980, han comido el 13% del PIB per cápita. En Argentina, el crecimiento insostenible pasó a caer aún más en 2011, y durante cinco años el país ha perdido un 5% del ingreso per cápita. Esto es un 22% mejor que la recesión de la era de la década perdida de los años 1980 y 20% colapso de la gran depresión, pero todavía sigue siendo un serio desafío a la política económica argentina.

Es interesante que, a diferencia de Venezuela, Brasil y Argentina no han bajado su luminosidad en los últimos años. Sus mega-ciudades, por los años 2012-16 se hicieron más brillante, y sólo parcialmente el campo se desvaneció. Este fenómeno aún está esperando una explicación.

Un rápido vistazo a Australia

Australia - el único país que ocupa todo un continente, aunque sea pequeño. La mayor parte del país está casi deshabitada y se utiliza como pasto. La mayor parte de la población de Australia se concentra en cinco grandes ciudades - Sydney, Melbourne, Brisbane, Adelaida y Perth - en que se destacan las luces de noche brillantes sobre un fondo oscuro de pastos de ovejas, y desiertos.

Al ser un estado altamente desarrollado, Australia repite la trayectoria del consumo de energía en otros países de Occidente. En el período 1993-2003, se incrementó en un 20%, alcanzando un pico en 2007, comenzó a caer poco a poco.

En la década desde 1993, vemos un nuevo, aunque pequeño aumento en las luces. Se encuentran dispersas en el oeste, y en mayor medida en la parte oriental del país. Pero la luminosidad de las ciudades más grandes no creció en este momento. Es interesante que los mapas muestran la dinámica de la luminosidad en 2012-16 años, la situación ha cambiado y ahora son más brillantes las metrópolis y ciudades pequeñas. Tal iluminación general no es típica de los países desarrollados. Incluso en los Estados Unidos grandes partes de territorio durante este tiempo son mucho más oscuras, por no hablar de Europa y Japón. Esto no se puede explicar por el crecimiento económico de, Australia, mayor a Europa y Japón, pero a la zaga de EEUU..

En conclusión

En una breve revisión es imposible cubrir completamente todos los aspectos de la compleja cuestión de cómo las observaciones satelitales de la luz artificial se relacionan con los acontecimientos que tienen lugar en la Tierra. Algunas de las conclusiones son obvias: la guerra y las crisis económicas conducen a la decadencia de las luces de la noche y el crecimiento económico y demográfico rápido trae la creación de nuevas fuentes de luminosidad y aumenta el brillo de las ya existentes. Sin embargo, otras observaciones requieren un análisis detallado: en algunos países el estancamiento económico y las crisis no conducen a una disminución de la luminosidad de la noche, mientras que otros las buenas cifras de crecimiento económico se combinan con un territorio notablemente oscuro.

Lo más interesante es que hay un rápido aumento de la luminosidad en los países en desarrollo, en un punto muerto e incluso luces nocturnas empañadas en los estados de con mines de millones en sus arcas. Quizás esta es la primera evidencia de la transición de la discrepancia mundial - que comenzó en la era de la revolución industrial, el rápido aumento de la riqueza de los países industriales de Occidente con el fatal retraso del resto del mundo - a la convergencia y la alineación de los niveles de desarrollo. Es demasiado pronto para hablar de ello en concreto, sólo los primeros signos de este proceso son visibles. Si los movimientos globales de convergencia desde el área, del pronóstico a la realidad, nuestro mundo está esperando una reestructuración radical del sistema económico y político, que puede dar lugar a choques imprevistos.

Entradas más populares de este blog