Terrorismo y rabia asesina de hombres blancos
>David Rosen


Cinco días después de que Sayfullo Saipov, terrorista lobo solitario de Halloween, atacara a peatones y ciclistas en Nueva York matando a 8 personas e hiriendo a otras 12, otro lobo solitario emprendió un ataque terrorista esta vez en una pequeña a 45 km al sureste de San Antonio, Texas. El terrorista, Devin Kelley, mató a 26 personas e hirió a otras 20 que asistían a la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, de 362 personas.

Un mes antes, el 3 de octubre, en Las Vegas, Nevada Stephen Paddock, un especulador y apostador de bienes raíces jubilado de 64 años, disparó su rifle de asalto desde una habitación en el piso 32 del Mandalay Bay a los asistentes al Festival de música de cosecha, que mató a 59 personas y provocó heridas a más de 500 personas. En agosto, en el sangriento enfrentamiento político en Charlottesville, Virginia, un nacionalista blanco de 20 años, James Alex Fields, de Maumee, Ohio, condujo su automóvil contra una multitud de manifestantes, matando a Heather Heyer, de 32-  y lesionando a otras 19 personas.

Los atacantes eran terroristas lobo solitario que operaban en diferentes partes del país, ejecutando diferentes acciones y por razones aparentemente diferentes, pero tomando una de dos formas: política (es decir, Saipov y Fields) o psicopatológica (es decir, Kelley, Paddock). El presidente Donald Trump expresó evaluaciones muy diferentes de ambas formas.

Con respecto al terrorista político, Trump inicialmente declaró sobre Saipov: "Enviarlo a Guantánamo - ciertamente lo consideraría, sí"; Luego retrocedió, diciendo que "ese proceso lleva mucho más tiempo". Con respecto a Charlottesville, inicialmente declaró: "Creo que hay culpa en ambos lados", dijo. "No tengo dudas al respecto, y tampoco tienes ninguna duda al respecto".  Bajo presión, revisó su evaluación, denunciando airadamente Fields como una "desgracia" y un "asesino".

Con respecto a los psicópatas (aparentes), Trump encontró que Kelley era "una persona muy trastornada" y que "la salud mental es el problema aquí". También insistió: "Esto no es una problema con las armas de fuego". ... "Este es un problema de salud mental al más alto nivel. Es un evento muy, muy triste. ... Un evento muy, muy triste, pero así es como lo veo", dijo Trump. Y despidió a Paddock, "Es un hombre enfermo, un hombre demente. Muchos problemas, supongo ".

Las diferentes formas en que Trump clasificó estos cuatro ataques recientes parecen estar enraizadas en su agenda racista y nacionalista, que niega el rol de la raza, el machismo y las armas (especialmente las ametralladoras de asalto) en el terrorismo doméstico. Lo más preocupante es que impide que las fuerzas del orden aprecien plenamente la creciente amenaza planteada por la profundización la crisis de la gente blanca, pero especialmente los hombres blancos, que se sienten abandonados por el tambaleante sistema social estadounidense. Son una fuerza inquieta y una de las formas más  extremas en que  esto se expresan es en asesinatos en masa, actos terroristas del siglo XXI.

A principios de este año, el grupo de defensa sin fines de lucro Everytown for Gun Safety publicó un estudio revelador titulado "Disparos en masa en los Estados Unidos, 2009-2016" que sostenía que, en los EEUU la mayoría de los fusilamientos se relacionan con violencia doméstica o familiar . Informa que desde 2009-2016, hubo 156 "tiroteos masivos", incidentes en los que cuatro o más personas fueron asesinadas a tiros. Investigando más profundamente, encontró: "Estos incidentes provocaron 1.187 víctimas heridas: 848 personas murieron por disparos y 339 personas recibieron disparos y heridas. Además, 66 perpetradores se suicidaron después de un tiroteo masivo, y otros 17 perpetradores murieron por disparos de las fuerzas policiales". Más preocupante aun, "la mayoría de los tiroteos masivos - 54 por ciento de los casos - estaban relacionados con la violencia doméstica o familiar".

En un informe recientemente actualizado, "Una guía para tiroteos masivos en Estados Unidos", Mother Jones descubrió que "desde 1982, hubo al menos 94 fusilamientos masivos públicos en todo el país, y las matanzas se desarrollaron en 34 estados desde Massachusetts hasta Hawai". Señala que 57 ocurrieron desde 2006 y 7 se llevaron a cabo solo en 2012, incluido Sandy Hook. "Al analizar 62 casos que ocurrieron entre 1982-2012, se encontró que 44 de los asesinos eran hombres blancos. Solo uno era una mujer.

Kelley y Paddock son representativos de estos asesinos en masa, pero tipos muy diferentes de hombres. Sin embargo, ambos se suicidaron en lugar de ser capturados y tener que enfrentar un juicio y probablemente una sentencia de prisión de por vida, si no la pena de muerte.

Kelley estaba armado con el rifle de asalto Ruger AR y llevaba un equipo táctico, incluido un chaleco antibalas. Parece haber sido un hombre muy problemático. Después de graduarse de su ciudad natal, New Braunfels, Texas, ubicada a unos 35 kilómetros de donde ocurrieron los asesinatos, se unió a la Fuerza Aérea. Sin embargo, después de agredir supuestamente a su esposa e hijo, cumplió una condena de detención de un año, fue degradado y recibió una baja por mala conducta. Aparentemente se volvió a casar y era el padre de otro niño, pero estaba viviendo una vida difícil.

Paddock era mayor, tenía 64 años y mucho más seguro económicamente. Era dueño de dos aviones, con licencia de piloto, y poseía casas en cuatro estados, además de ser un jugador compulsivo. Su hermano, Eric Paddock, dice: "Era un tipo que sólo jugaba video póker, viajó en cruceros y comió burritos en Taco Bell. No tenñia afiliación política que sepamos. Ni ninguna afiliación religiosa que sepamos". Después del tiroteo, la policía encontró 23 armas en su habitación en el hotel Mandalay Bay, así como más de 20 en sus dos casas en Nevada, junto con una enorme cantidad de municiones. Parece haber sido tan normal como el proverbial "chico de al lado", aunque algunos informes afirman que su padre estaba mentalmente enfermo con "psicopáticas tendencias suicidas".

En 2015, la Fuerza de Tarea de Asuntos Críticos de Seguridad Nacional de Georgetown (NSCITF) emitió un informe revelador, "Terrorismo de Lobo Solitario". Advierte, "Si bien la mayoría de los LWT [terroristas de lobo solitario] son ​​hombres solteros, blancos con antecedentes penales, estos patrones son demasiado amplios para desarrollar un perfil claro para los oficiales de la ley.". Entre los hombres blancos que cometieron algunos de los actos terroristas más atroces están: (i) Timothy McVeigh y Terry Nichols, que bombardean el Edificio federal
Alfred Murrah en el centro de Oklahoma City,  en 1995, matando a 169 personas e hiriendo a 675 personas; (ii) James Holmes, mata a 12 personas e hiere a otras 70 en un tiroteo en una sala de cine de Aurora, Colorado en 2012; (iii) Adam Lanza, quien mató a 20 niños y siete 7 miembros en la Escuela Primaria Sandy Hook, así como a su madre; y (iv) Dylann Roof que mató a 9 feligreses afroamericanos en la Iglesia Emanuel AME en el centro de Charleston, Carolina del Sur.

Los tiroteos en masa no están limitados a hombres blancos como lo muestra el caso de  Saipov. Otros asesinos "no blancos" incluyen: (i) el ataque de Omar Mateen en un club nocturno gay de Orlando, Florida en 2016; (ii) Syed Rizwan Farook y Tashfeen Malik, homicidas de 14 personas e hiriendo otras 22 en el Inland Regional Center en San Bernardino, California, en 2015; y (iii) Tamerlan Tsarnaev y Dzhokhar Tsarnaev bombardearon la Maratón de Boston 2013 matando a 3 espectadores hiriendo otros 264.

Tristemente, al igual que la amplia gama de tiroteos masivos nacionales, las razones por las cuales las personas cometen tales actos son igualmente diversas. El estudio Everytown for Gun Safety advierte que "la mayoría de los tiroteos en masa en los Estados Unidos están relacionados con violencia doméstica o familiar". Señala que muchos comparten un conjunto de síntomas comunes, incluida la violación de una orden de protección, evidencia de abuso de sustancias, enfermedades mentales graves y la fácil disponibilidad de armas de asalto de alta potencia.

Sin embargo, un factor al que se le presta poca atención es la sensación cada vez más profunda de desilusión que se extiende por todo el país. Es como un cáncer no diagnosticado, un fenómeno que a menudo se expresa en síntomas secundarios hasta que se produce un brote importante, como un tiroteo en masa, que lamentablemente es demasiado tarde para ser tratado.

La desilusión se expresa en el aumento de las tasas de morbilidad y mortalidad, incluidos los suicidios y las sobredosis de drogas (por ejemplo, heroína y oxi-cond) entre hombres blancos de 35 a 64 años. También se expresa en una insatisfacción cada vez más profunda con la forma en que se distribuyen los ingresos y la riqueza, en particular el estancamiento de los salarios y el aumento de la tasa de pobreza. Tal vez lo más inquietante, la depresión y el cinismo social o político van en aumento, es evidente la creciente sensación de que la creencia largamente estimada en el "sueño americano" ha terminado, la ideología compartida que el trabajo duro, lel ahorro, y el privilegio de la piel blanca, y lo que es más importante, la posibilidad de dar a sus hijos un mejor mañana. La desilusión fue expresada más amargamente en el esfuerzo desesperado por revertir la historia que eligió a Trump como presidente.

Tristemente, un factor que a menudo se pasa por alto y que contribuye a los tiroteos en masa es un atributo masculino común, el recurso a la violencia. Es una característica definitoria y endémica del patriarcado. Desempeña un papel significativo en la violencia doméstica o familiar, el maltrato del hombre a la mujer y / o a los niños en la familia. Además, a menudo es una característica implícita, si no explícita, en las relaciones de un hombre con otros hombres, ya sea en un bar, en un concurso deportivo o en el campo de batalla.

Finalmente, tenemos la necesidad de llamar a los "fusilamientos masivos" por su verdadero nombre, actos terroristas. Los autores de disparos en masa son actos de perpetradores "lobo solitario", ya sea por factores políticos, culturales o psicópatas, o por combinaciones de los tres. Tienen la intención no solo de permitir que un perpetrador suelte su rabia, sino infligir dolor y sufrimiento a otras personas. Para tener éxito, el terrorista debe creer que el objetivo, ya sea la esposa o el grupo reunido, no sea capaz de detenerlo.

Lo más preocupante, es que estamos en una era en la que un segmento significativo de la población blanca se siente amenazado, que su posición privilegiada en la sociedad estadounidense se está erosionando, y solo se puede esperar que la furia se exprese en ataques terroristas masivos.

--------------------------------------------------------
David Rosen es el autor de Sex, Sin & Subversion: The Transformation of 1950's New York's Forbidden into America's New Normal (Skyhorse, 2015). 


Fuente: Counterpunch https://www.counterpunch.org/2017/11/07/terrorism-white-mens-murderous-rage/

Entradas más populares de este blog