¿Puede Grudinin ayudar a Putin?
>Boris Kagarlitsky


Parece que en las elecciones presidenciales de 2018 [prevista primera ronda para marzo, el principal problema es la muy baja participación, a lo que las autoridades han respondido generalmente con el "fraude honesto" de inflar los votos de todos más o menos equitativamente] la participación electoral no es solo la principal, sino también la única cuestión política. Y la administración presidencial claramente está experimentando incomodidad a este respecto. Es en este contexto que debe considerarse la nominación del millonario y empresario Pavel Grudinin como candidato para el Partido Comunista de la Federación Rusa.

Aunque para al público en general el nombre de Grudinin le dice poco (su nivel de reconocimiento en el país es ligeramente inferior al 1%), esta persona dista de ser nueva en política. El dueño de un 42% de una gran explotación agraria cerca de Moscú, llamada comúnmente la "granja estatal de Lenin" ya había sido diputado regional de Rusia Unida, un confidente de Vladimir Putin, posó con Vladimir Zhirinovsky [nacionalista extremista ruso, líder del Partido Liberal], dijo a los periodistas que aboga por el tipo de socialismo que existe hoy en Alemania. No es sorprendente que ese candidato "de izquierda" parezca atractivo para los funcionarios de la administración presidencial. Después de que quedó claro que la candidatura de Xenia Sobchak [presentadora de televisión, multimillonaria, lanzó su candidatura como "alternativa" pero sus opiniones le han creado problemas: devolver Crimea a Ucrania, sacar la momia de Lenin de la Plaza Roja, etc] desanimaba más a los votantes que a los medios, era necesario buscar con urgencia nuevos cebos. El tiempo es corto, y sin muchas opciones. Después de todo, no solo se necesita obtener un candidato que esté listo para fingir una oposición política, sino también encontrar uno que no se caiga solo del anzuelo por alguna circunstancia. Una persona no solo debe ser confiable, sino también estar totalmente controlada. Grudinin es adecuado para este rol.

La nominación de un capitalista en un partido que se llama a sí mismo comunista no sorprende a nadie, a nivel regional esto sucede muy a menudo. Pero el punto no es solo la afiliación de clase del candidato del Partido Comunista (al final, la historia conoce a varios representantes de la burguesía que han sacrificado los intereses de su clase, recordemos a Engels). Pero Grudinin, por desgracia, está lejos de ser Engels. Y lo más importante, todo el mundo sabe perfectamente que en las actuales condiciones actuar como un opositor a las autoridades rusas significa arriesgar seriamente los intereses propios en sus negocios. Grudinin no lo hará, él mismo enfatiza que él actúa como un "ejecutivo de negocios", y no como un político. Estará completamente controlado por la administración. Incluso más que Zyuganov, [líder del PCRF que viene de la vieja guardia del PCUS. opuesto a la Perestroika de Gorbachov, nacionalista ruso, etc] que todavía tiene algo que ver con los cuadros del partido. Y Grudinin no es un miembro del partido en absoluto. E incluso si, como resultado de su campaña, el partido cae aún más, este no es su problema.

El PCFR en sí mismo está desgarrado por agudas contradicciones, y los numerosos oponentes del liderazgo no tienen una plataforma común de principios, están unidos solamente por un enfoque negativo de la figura de Gennady Zyuganov, de quien relatan todos los fracasos y fallas de los últimos años. Como un apparatchik experimentado, Zyuganov entendió perfectamente su situación. Al poner a Grudinin en su lugar, "desenfocó" a la oposición. Todos entienden perfectamente que el PCFR no luchará por el poder, el nominado no es Zyuganov y otro candidato no cambia fundamentalmente nada, pero la razón del descontento se elimina formalmente. ¿Quieres a Zyuganov? No, por favor. Ok, Zyuganov no irá a las urnas

Desde la perspectiva de los tecnólogos políticos del Kremlin, todo salió bien. La rebelión en el Partido Comunista, que habría amenazado con convertir a este partido en una especie de oposición, se extinguió sin siquiera comenzar. Insatisfechos, en una votación secreta arrojaron una serie de "bolas negras", maldijeron mucho en la sala de fumadores, y luego inclinaron la cabeza y se fueron a casa. Y las conferencias de prensa y las declaraciones del "hombre fresco" Grudinin de alguna manera reviven una trama muy aburrida de elecciones sin alternativas. Alternativas, por supuesto, no aparecerán, pero habrá al menos una cara nueva. En este sentido, la pequeña popularidad del candidato es un plus.

Por desgracia, esto no es suficiente para toda la campaña electoral. El interés en una "nueva persona" que no ofrece nuevas ideas, o programas que no conducen una movilización política masiva y no reclama el poder, pronto se desvanecerá. El efecto informativo al día siguiente de la nominación de Grudinin fue en gran parte bloqueado por las reuniones de los partidarios de Navalny [bloguero opositor de gran convocatoria en marchas multitudinarias, denunció distintos fraudes en las elecciones, acusado de malversación de fondos fue encarcelado y luego liberado, actualmente con candidatura proscrita] llegaron a todo el país a pesar de la oposición y las prohibiciones. A granel también, nada nuevo y original ofrece, pero al menos dice que las autoridades son desagradables y dolorosas, provocando su reacción nerviosa. Y así se coloca en la posición de única alternativa. Él, a diferencia de otros, realmente está luchando por el poder y está haciendo campaña. Si eso no está permitido, entonces él es el único que teme a las autoridades, quienes se refieren a él como un oponente serio. Si se lo admite repentinamente (después de afirmar repetidamente que esto no sucederá), entonces será una brillante victoria, al comienzo.

Esto último, sin embargo, es poco probable.

El escenario de elección es más o menos claro. Sólo no está clara una cosa: ¿los funcionarios podrán persuadir a la gente para que vaya a las mesas electorales?

En esta situación, el mayor error que pueden cometer las personas que se dicen izquierdistas es participar en este juego trampeado, ayudando a la administración a resolver su problema de acudir a las urnas e intentar atraer allí a otras personas. No traería ningún beneficios, ni en general ni tampoco para el gobierno. Los votantes no cambiarán su estado de ánimo porque varias personas que conocen como políticos radicales asistan al mitin de PCFR o agiten allí sus banderas. Los participantes en tales eventos solo se desacreditan a sí mismos. Tenemos que estar de acuerdo con Konstantin Semin [
Periodista ruso y presentador de noticias de la televisión estatal. En 2008, al comentar sobre las protestas serbias contra la declaración de independencia de Kosovo justificó el asesinato en 2003 del primer ministro serbio Zoran Đinđić, opinando que era un títere occidental que recibió "una bala bien merecida". Esto provocó la protesta de Serbia exigiendo que le saquen del programa. El canciller ruso Sergei Lavrov dijo que esos comentarios eran tonterías tonterías y su opinión personal, no el punto de vista oficial, pero Syomin continuó su trabajo como presentador de televisión] quien resume cínicamente lo que está sucediendo: "La propaganda comunista debe trabajar para destruir cualquier ilusión asociada con la posibilidad de una 'recuperación milagrosa' de la sociedad. Ningún 'buen tipo' puede arreglar nada. Frente a la degradación de la conciencia de clase, la esperanza en un buen hombre hoy es el enemigo principal del comunista. Y el principal enemigo del hombre mismo ".

Por supuesto, los líderes del PCFR son libres de hacer lo que les parezca oportuno. Es desagradable que la prensa relacione la nominación de Grudinin con su éxito en una encuesta realizada en el sitio web del Frente de Izquierda y que se menciona allí como ganador de unas "primarias de popularidad". Desafortunadamente, tuvo poco que ver con unas primarias reales; no hubo debates, ni reuniones con los votantes, ni registro personal de los participantes votantes, ni campaña. La votación para Grudinin en la primera ronda fue de menos de 2500 personas (tenemos muy poca idea de qué tipo de personas, ¿qué parte de ellos eran los empleados de su compañía que lo realizaba, por ejemplo?). Nótese que el liderazgo del Partido Comunista bloqueó inicialmente la participación de varios políticos. en las primarias y realmente los frustró. Por lo tanto, referirnos ahora a los resultados de una encuesta realizada en la página del Frente de Izquierda es algo totalmente incorrecto. Y exigir de otros izquierdistas el apoyo a Grudinin sobre esta base será, al menos, extraño.

¿Esto significa que debemos apoyar el boicot de las elecciones? Sin duda. Después de todo, esto es lo único que hoy confunde las cartas de los tecnólogos políticos del Kremlin. Pero cuándo y cómo implementar una campaña es una gran pregunta. ¿Cómo hacerlo para jugar contra las autoridades, y no jugar para Navalny?

Creo que la única salida es exponer simultáneamente la farsa de las elecciones y la demagogia de Navalny. La convocatoria de un boicot tendrá que sonar después de que el período de inscripción de los candidatos haya terminado y el carácter ficticio de este evento quede finalmente claro. Y entonces no deberíamos hacernos ilusiones: no podemos ganar esta carrera. No seremos más fuertes ni más populares en marzo. Pero si ahora no tomamos una posición honesta y de principios, entonces nos arriesgamos a ser mucho más débiles. El problema no es lo que obtenemos, sino lo que podemos perder.

Podemos perder lo más importante: la autoridad, la reputación, la autoestima y la posibilidad de participar activamente en otros eventos, cuando la magnitud de la presente vergüenza se hará evidente.

Finalmente, lo último. Cada vez que hay llamadas s boicotear las elecciones falsificadas, aparecen muchas personas agradables que le demuestran que incluso en esta desgracia se debe participar, porque "de lo contrario, su voz se usará sin usted". ¡Tranquilos, señores! Todavía no esta hecho. La única pregunta es si lo hacen con o sin tu ayuda. Puedes votar a Mickey Mouse, puedes arruinar la papeleta. Pero todo esto no importa. Es importante que los funcionarios reciban de usted una firma manuscrita con los datos de carné. Y los votos no pueden significar nada en absoluto. Es sorprendente que este hecho, que es obvio a partir de la experiencia de una década entera, todavía sea demasiado complicado de percibir para algunos. Las cifras se dibujarán. La participación, al final, también se dibujará. Al aparecer el sitio facilitará la tarea de los dibujantes.

Lo único que puedes hacerse cuando te enfrentas a un juego fraudulento es exponerlo. El único papel que puede jugar la izquierda en tales elecciones es el papel de representantes del control público, los observadores participan en el recuento honesto de la participación, luego presentan los números reales a los ladrones y los llamarán a rendir cuentas. No será fácil hacer esto. Pero esto, al menos, es lo que tiene sentido. 


Fuente: Rabkor.ru http://rabkor.ru/columns/editorial-columns/2017/12/25/grudinin-to-the-rescue/

Entradas más populares de este blog